EL BLOG PERSONAL DE:

"Llegará el dia en que las personas vean el asesinato de un animal con el mismo horror con el que ven el de un ser humano"
Leonardo Da Vinci

Google+ Followers

TODOOOOO!!!

Cargando...

El Husky

Los huskies son los popularmente llamados "perros esquimales" o "perros de trineo".
Para no caer en conceptos propios de un manual especializado en esos cánidos, vamos a extraer algunos conceptos de alguien que, sin ser experto ni mucho menos en el tema, tuvo que atravesar la experiencia de estar a cargo del cuidado de esos perros en una expedición realizada en 1952 a los hielos de Puerto Martín, en Tierra Adelaida (Antártida francesa).
Robert Dovers, que así se llamaba, era un australiano que viajaba a bordo del barco cazador de focas Tottan cuya finalidad era recoger y traer de regreso a un grupo de científicos que habían pasado un año en esa fría región, realizando los tripulantes además otras tareas tales como levantar el mapa de la costa, hacer observaciones meteorológicas y estudiar las costumbres de los pingüinos.
¿Qué anotaciones hizo Dovers al ir observando los perros que tenía a su cargo?
La primera impresión que tuvo de los huskies no fue buena. Le parecieron algo inexpresivos pero de reacción agresiva y cruel.
Los perros que utilizaba en el trineo como primer tiro tenían casi todos tres años, la edad ideal. El que lideraba el tiro no era más inteligente que los otros pero sí más vigoroso. Los demás animales lo respetaban como jefe del grupo y permitían que, además de la que recibía como el resto, le quitara a veces la suya.
El segundo tiro estaba compuesto por perros más jóvenes, de un año de edad, liderados por un husky experimentado de ocho años que, pese a sus problemas de vejez, tenía toda la experiencia. Su "ancianidad" se manifestaba en su menor capacidad para soportar el frío polar.
Había un tercer tiro formado por perros viejos guiados por uno adulto, corpulento y hermoso.
Los huskies tienen a veces comportamiento de perros pero muchas otras actúan como verdaderos lobos, especialmente cuando aúllan, cuando devoran la comida a dentelladas tragando grandes trozos uno tras otro y gruñendo amenazantes a quien pueda acercarse.
Son perros revoltosos y ruidosos en muchas circunstancias, especialmente cuando se avecina algo que realmente los satisface. En este caso, tirar del trineo, que para ellos no es un trabajo sino una diversión. Pero algunos perros son algo perezosos y no celebran estas situaciones con tanto alborozo.
En sus primeros contactos con los huskies, Dovers se convenció de que eran gruñones y mordedores, poco aptos para convivir civilizadamente con los seres humanos.
Advirtió también que era muy difícil atarlos de modo de que no pudieran finalmente soltarse, aunque se utilizaran cadenas para ello.
Cuando se los utiliza para tirar de trineos, no suelen ser reacios a cumplir órdenes si están suficientemente entrenados. Pero el que debe respetar la voz de mando debe ser el perro guía pues los demás, si bien comprenden la orden, siguen al jefe. Algo notable es que cuando algún perro del tiro no cumple bien su labor, el perro guía es quien lo reprende y hasta lo castiga con algún tarascón o alguna revolcada.
Cuando algún perro del tiro amenaza el predominio del jefe, éste debe enfrentarlo y derrotarlo lo antes posible, pues si no el resto de los perros lo atacará.
Las peleas entre huskies son exhibiciones de fuerza bruta y ferocidad. El pelaje espeso y la habilidad individual disminuyen los riesgos de heridas por los enfrentamientos. Pero también saben, cuando es necesario, superar esa defensa del adversario utilizando rápidas dentelladas que atraviesen pelo y piel.
Quien ha tenido más de un husky sabe que en lo afectivo no existe una regla para ellos. Hay animales que se manifiestan más afectuosos y otros que se muestran totalmente lejanos e indiferentes.
En el caso de los perros de trineo, habitualmente tan agresivos con otros animales, el tema era cómo se comportarían si un conductor se accidentara y quedara malherido e indefenso. ¿Se volverían los perros contra él?
Generalmente han sido enseñados desde cachorros a que morder a un hombre era delito imperdonable. Cuando ocurre algo así suele ser por equivocación, y el perro siente que ha cometido una falta grave. Aunque los perros estén peleando duramente entre ellos, un hombre puede caminar en medio del grupo para separarlos y castigarlos, sin temor a ser atacado por ellos.
Aún cuando el ser humano no permite que un perro de trineo muera de viejo sino que lo sacrifica cuando ya no es útil, existe un lazo de afecto muy profundo entre ambos. Realmente se convierten en amigos que se respetan mutuamente.
Si tú tienes o has tenido algún husky en tu vida, nos gustaría que nos transmitieras tus experiencias para compartirlas por todos aquellos a quienes este perro tan "especial" es motivo de atracción y curiosidad. Seguramente esperan que tus consejos puedan orientarlos acerca de cómo son realmente.
Esperamos tu comentario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario