EL BLOG PERSONAL DE:

"Llegará el dia en que las personas vean el asesinato de un animal con el mismo horror con el que ven el de un ser humano"
Leonardo Da Vinci

Google+ Followers

TODOOOOO!!!

Cargando...

El "Akita Inu" - un perro de origen japonés


El Akita o Akita Inu, traducido literalmente «perro de Akita», es una raza de perro originaria de la prefectura de Akita, una región de la isla de Honshu (Japón), de donde toma su nombre. En algunas ocasiones es llamado «Akita-ken».
Es un perro muy equilibrado y fácil de entrenar, de aspecto majestuoso y poco ladrador. Cariñoso y protector con toda la familia, y desconfiado con los extraños.
Algunos historiadores datan la aparición del Akita Inu hace unos cuatro mil años, pero los primeros ejemplares descritos son del siglo XV. En sus orígenes eran usados por los guerreros del Japón (samuráis) como perro de defensa y ataque. Aunque en ocasiones lo utilizaban en cacerías de osos como perro de caza mayor.
Durante la Segunda Guerra Mundial cruzaron hembras de Akita Inu con Pastor Alemán y los cachorros fueron vendidos a los soldados estadounidenses. El Akita Americano se extendió rápidamente y en la actualidad coexisten las dos razas.

Más información sobre el Akita Inu podrás encontrarla en:

La pirotecnia y los animales/ ¿Qué hacer durante las fiestas?

Llegan las fiestas de navidad y fin de año, y con ellas la alegría que muchos deciden expresar haciendo uso de la pirotécnica. Sin embargo muchas veces no se mide el impacto de ese tipo de festejo en los animales, que “por el gran desarrollo de sus sentidos sufren las explosiones hasta producirles stress y lesiones graves”, afirmó a AIM el director de Zoonosis y Enfermedades Tropicales de Paraná, Matías Torres quien aconsejó: “no usar pirotécnica y en caso de hacerlo consultar con un profesional para sedar a las mascotas”.

En diálogo con esta Agencia, el veterinario señaló que “los animales sufren un gran stress ante el uso de pirotecnia en las fiestas, debido al miedo que le produce”, y agregó: “su comportamiento se altera favoreciendo que se produzcan accidentes y lesiones como roturas de vidrios dado que incluso suelen escaparse de sus casas y deambular por las calles con una mayor agresividad”, graficó.

“Esto tiene que ver con que los animales tienen mucho más desarrollados los sentidos que nosotros, tanto sea el oído como el gusto y el olfato”, explicó el especialista, y añadió: “si a una persona le produce un impacto las explosiones de una bomba de estruendo, por dar un ejemplo, en los animales eso se multiplica por 200 o 300 veces”, indicó.

“También, en algunos casos, los perros suelen querer morder el fuego artificial lo que produce lesiones más graves aún, como quemaduras serias o desprendimientos de tejidos”, advirtió a AIM Torres, quien agregó: “para la época de las fiestas las consultas en la dirección de Zoonosis se incrementan hasta un 80 por ciento, y tienen que ver con qué hacer con los animales el día de las fiestas, hasta el tratamiento de las lesiones que sufrieron las mascotas”.

¿Qué hacer?
“Lo que se aconseja es no usar pirotecnia, pero si se eso pasa, bajo estricta indicación profesional, se recomienda sedar al animal. Para eso hay que tener en cuenta las características de la mascota, las horas antes del festejo en que hay que dormirlo, el peso, la raza, y la edad. A veces los perros seniles pueden tener algún problema cardíaco”, explicó a AIM el funcionario municipal, y añadió: “además es importante que la gente no utilice medicamentos humanos para intentar dormir a su mascota, porque puede no producir el efecto deseado y por el contrario exponerlo a esa situación”.

España: Restaurantes con el perro: ¿dónde encontrarlos?


Los perros se aceptan cada vez más en establecimientos de comida, que se pueden localizar en sitios web especializados.
Por EVA SAN MARTÍN
10 de septiembre de 2012
EROSKI Consumer
---
Localizar locales y restaurantes amigos del perro es cada vez más sencillo en España. Un cambio de mentalidad y la irrupción del perro urbanita -educado y sociable- en los barrios con más solera explican que los establecimientos dog-friendly estén en aumento. En el siguiente artículo se destacan portales, redes sociales y blogs de referencia para encontrar bares a los que ir con el perro, se explica qué tiene de especial un restaurante que acepta al perro y se subrayan las ciudades más perrunas.


Localizar locales y restaurantes amigos del perro

"¿Puedo entrar con mi perro?". La respuesta es sí (al menos, a veces). Cada vez más restaurantes, bares y localesrepartidos por la geografía española reciben con gusto a los canes. Es el caso de Vitoria, Madrid, Coruña o Barcelona. ¿Significa esto que aumentan las ciudadesdog-friendly? Así es, en opinión de Micaela de la Maza, directora de la web SrPerro.com, un portal dedicado al can urbanita.
"En algunas ciudades, como Madrid, Barcelona y Gijón, hay bastantes más sitios perrunos que hace unos años", asegura De la Maza, que acude a casi cualquier sitio en compañía de Colega, su "chucho bonito". De hecho, los paseos conColega le sirven para explorar, por el método prueba-error, el nivel de aceptación de los locales respecto a la entrada de animales. Esta información la recoge en su web SrPerro.com, una auténtica guía dog-friendly para descubrir locales donde no solo se acepta al perro, sino que se le trata como un cliente más.
Encontrar restaurantes y bares donde se acepta a clientes peludos ha dejado de ser misión imposible. Aunque permitir la entrada del perro a los establecimientos públicos de comida es una decisión que toma cada ayuntamiento, este tipo de locales son cada vez más fáciles de localizar.
"Puede ser por la crisis, que con tal de tener clientes dé igual si vamos con perro o no, pero el caso es que sí es más fácil encontrar un local donde entrar con el perro que antes", asegura de la Maza. Establecimientos de comida, cafés, peluquerías, e incluso tiendas de ropa, se apuntan al movimiento de amigos del perro. Y cuando esto ocurre, De la Maza lo señala con gusto en su portal.

Portales, redes sociales y blogs para encontrarlos

Las redes sociales, como Facebook y Twitter, así como algunos foros enInternet, permiten rastrear en busca de sitios amigos del perro. Aunque estos grupos no siempre están muy organizados, pueden ser válidos para encontrar algunas otras pistas caninas interesantes. En otros casos, son los blogueros quienes permiten descubrir restaurantes y bares felices de acomodar a clientes peludos de cuatro patas. Es el caso de la bitácora Vacaciones con perro, que tiene una entrada dedicada a restaurantes para acudir acompañados del can.
Además de Facebook y Twitter, varias páginas extranjeras, como el portal Dog Friendly o BringFido permiten localizar restaurantes a los que acudir en compañía del perro, no solo en España, sino también en el resto del mundo.
Ambos portales recopilan bares y restaurantes amigos de los animales, con información útil. Junto con ellos, Doggie Pubs reúne los locales de música británicos que permiten la entrada de los peludos clientes.

¿Qué tiene de especial un local que acepta al perro?

Un cambio de mentalidad y la irrupción del perro urbanita -educado y sociable- en los barrios con más solera de las ciudades explican, al menos en parte, que el número de restaurantes que atienden gustosos a dueños con perros esté en aumento. "Hay muchos locales gestionados por gente joven con perro, que sabe que los animales están a menudo bien educados y que se sabrán comportar", señala De la Maza. En cualquier caso, remarca, la aceptación del movimiento dog-friendly en las ciudades españolas "depende de los barrios" y, como es previsible, "en áreas donde hay bares más relajados y modernos, los dueños de locales son más simpáticos con los canes".

Es el caso de la cafetería que gestiona la ONG Mescladís en Barcelona. En el Espai Mescladís, los platos cocinados con productos de comercio justo se saborean en compañía de los perros de los clientes. "El local es grande y la idea fue aceptar perros tranquilos", explica Moukhsine Ndiaye, camarero del establecimiento. En la puerta cuelga un cartel que no deja lugar a dudas: "Perros buenos, bienvenidos".

¿Algunos consejos para que se acepte al perro?:
"Asegurarse de que el animal estará cómodo, enseñarle a quedarse quieto y tumbado a los pies del dueño y no hacer quedadas perrunas en un restaurante", advierte De la Maza. Las aglomeraciones de canes pueden hacer cambiar de opinión a un dueño en principio favorable a aceptar a clientes peludos.

Ciudades más perrunas que otras

Cada ayuntamiento, a través de sus ordenanzas de tenencia de animales, decide si permite la entrada de perros a los locales públicos de restauración. Y hay unas ciudades más perrunas que otras. Mientras que Madrid, Barcelona y Gijón dejan la decisión en manos del dueño del local, otros municipios, como es el caso de Cádiz, tienen prohibida por norma la entrada de canes en sus restaurantes.---
---

**Visita: http://bohemiaylibre.blogspot.com

Mascotas en primavera


Con la llegada de los primeros calores, las mascotas pasan más tiempo fuera del hogar, y tienen más oportunidades de relacionarse con otras mascotas y hasta con perros vagabundos que pueden tener distintas patologías. Es la época donde todo renace, donde todo se renueva, donde los parásitos también renacen con mucha fuerza.
Al igual que los humanos las mascotas sufren de alergias estacionales, que en primavera se ven acrecentadas con el polen. Pueden presentarse como simples problemas oculares, o problemas respiratorios más graves, hasta asma. El veterinario tendrá que evaluar, los orígenes de la alergia y si es necesario aplicar vacunas o dietas alimenticias.
Las picaduras de los insectos también pueden producir alergia, en distintos grados hasta pueden llegar a la muerte.
En esta época es cuando hay muchas pulgas y garrapatas, que no sólo pueden transmitir enfermedades ellas en forma directa, sino que pueden producir alergias con sus picaduras.
También se debe evitar la picadura del mosquito que produce la Leishmaniosis, se le debe aplicar antiparasitarios externos en los meses de calor.
Hay que cuidar las heridas de las mascotas, porque las moscas pueden poner huevos y dar lugar a una miasis y producir lesiones externas e internas profundas, para ello también es necesario llevarlo al veterinario.
Otro problema al llegar la primavera es el desgaste y la aparición de grietas en las almohadillas plantares. Ya que durante el invierno las mascotas tuvieron baja actividad y si con la linda temperatura se saca a realizar paseos largos puede irritarse las almohadillas y sufrir desgaste.
Otro problema son los restos de espigas que hay en los campos, en las plazas y en otros lugares, que pueden clavarse en los ojos, oídos, nariz, patas y en otros lugares.
A disfrutar la primavera pero sin descuidar la mascota.

---
**Visita: http://bohemiaylibre.blogspot.com

La cama del perro: cuatro pautas para acertar


Algunos perros prefieren dormir estirados, mientras que otros disfrutan más enrollados sobre sí mismos o sobre un sofá canino.

Por EVA SAN MARTÍN
19 de junio de 2012
Eroski Consumen
La cama que usó el perro durante su etapa de cachorro no siempre resultará la más adecuada una vez que el animal haya crecido. Elegir el lecho apropiado para el can precisa tener en cuenta su tamaño de adulto y su forma de dormir. Para acertar con la elección de la cama del perro, hay cuatro pautas infalibles: se debe pensar siempre en la comodidad del perro, saber cuándo decantarse por una colchoneta impermeable o por una cama mullida o un elegante sofá y tener en cuenta el tamaño del lugar de descanso.

La elección de la cama del perro adulto no es una decisión que convenga tomar de un modo precipitado. Considere la cantidad de horas que su animal necesita pasar en su lecho y lugar de descanso. Una cama apropiada para el can adulto deberá proporcionarle la comodidad que necesita para dormir y descansar. Una superficie acolchada y aislada del suelo asegurará que no pierde su calor corporal durante el reposo, mientras que vela por la salud de los huesos del animal.
1. Pensar en la comodidad del perro
La variedad de camas para perros es inmensa. La disparidad de modelos abarca desde colchones y almohadones hasta sofisticados sofás, que recuerdan a los modelos diseñados para personas. Antes de elegir, es recomendable pensar en la comodidad de nuestro animal.
Un modelo clásico de cama para perros son las cestas de mimbre. No obstante, algunos animales tienden a mordisquearlas, por lo que, si es el caso, conviene optar por un modelo de plástico. Estos son más resistentes y pueden ser una elección más acertada.
Si se adquiere una cuna de mimbre, debe contar en su interior con un colchón o un cojín mullido para proporcionar confort al perro. En cualquier caso, estos complementos no tardarán en ensuciarse. Esto explica que una de las pautas importantes que deben regir la elección sea la facilidad para lavar la cama o sus componentes.
2. Colchonetas, cómodas e impermeables
Las colchonetas para perros son otra opción. Este tipo de camas deben rellenarse con un material acolchado, como la gomaespuma, que permita el descanso del perro. Hay que asegurarse además de que el colchón es impermeable. En algunas ocasiones, emplear una funda cómoda e impermeable, que se extraiga con facilidad para el lavado, puede ser una alternativa interesante.
Es adecuado que la cama cuente con una manta, ya que puede ayudar a que el animal no pierda el calor corporal que necesita durante los meses más fríos del año. Las mantas para canes sirven también para proteger el sofá y son un accesorio muy útil cuando se viaja en el coche. Deben resistir la humedad y lavarse de un modo sencillo, ya que se deberán limpiar con frecuencia.
3. Camas mullidas y sofás
Las camas acolchadas para perros deben ser también impermeables y aislantes, de modo que el frío del suelo no llegue hasta nuestro can. Las cunas pueden estar fabricadas en nailon u otros materiales, como la felpa. Los rellenos de espuma resistente al peso del animal conservan mejor el calor del perro, puesto que mantienen el cuerpo del animal (y por extensión los huesos) alejado del suelo. En cualquier caso, conviene colocar una alfombra para mascotas o una manta bajo la cama para evitar las pérdidas de temperatura.
Este tipo de camas, en ocasiones más pensadas para perros de razas pequeñas, tienen los bordes elevados para facilitar la sensación de recogimiento y bienestar del animal.
Las opciones de camas para perros no acaban aquí. Los sofás caninos son una alternativa que conviene tener en cuenta, en especial, cuando al perro le gusta dormir a cierta altura del suelo. Los hay de mimbre, fabricados con polietileno y pensados para las terrazas o jardines, e incluso, por su diseño, algunos podrían competir con el sofá del propietario.
4. El tamaño de la cama del perro
El tamaño del animal es otro de los factores destacados para acertar con la selección de la cama. El perro debe poder estirarse de un modo completo en la cuna, sin sentirse forzado a hacer colgar alguna de sus extremidades por falta de espacio.
Observar la posición del perro cuando duerme aporta pistas útiles para elegir la cama. Algunos canes disfrutan cuando descansan enrollados sobre sí mismos, mientras que otros perros prefieren dormir estirados.

Consejos para elegir la cama del perro

La cama del can adulto debe proporcionarle la comodidad que necesita para dormir y descansar.
Una superficie acolchada y aislada del suelo asegurará que el perro no pierde su calor corporal durante el reposo, mientras que vela por la salud de los huesos del animal.
Algunos animales tienden a mordisquear las camas fabricadas con mimbre.
Añadir a las camas caninas una manta puede ayudar a que el animal mantenga el calor que necesita durante los meses más fríos del año.
Los sofás caninos son otra opción que conviene tener en cuenta, en especial, cuando al perro le gusta dormir a cierta altura del suelo.
El perro debe poder estirarse de un modo completo en la cuna, sin sentirse forzado a hacer colgar alguna de sus extremidades por falta de espacio.
Ciertos canes disfrutan al descansar enrollados sobre sí mismos, mientras que otros perros prefieren dormir estirados.
--
**Visita: http://bohemiaylibre.blogspot.com

Eutanasia en perros: las cinco dudas más habituales

La práctica de la eutanasia en perros por prescripción veterinaria es una de las situaciones que más dolor y dudas suscita en los dueños.

Por POR CAROLINA PINEDO
15 de junio de 2012
Eroski Consumer

Enfermedades crónicas y graves, así como algunas dolencias asociadas a la edad avanzada, son las causas más habituales por las que un veterinario puede recomendar practicar la eutanasia a su perro. Sin embargo, para los dueños del animal implica intensos sentimientos de culpabilidad y tristeza. Algunas de las dudas más frecuentes que se plantean son: ¿Haré lo correcto si decido practicar a mi perro la eutanasia? ¿Sufrirá? ¿Le acompaño en el momento de practicársela? ¿Puedo llevarme sus restos tras la eutanasia? ¿Cómo conseguiré superar la muerte de mi perro? Las respuestas, a continuación.

Cuando el veterinario plantea a los dueños de un perro enfermo practicar laeutanasia con el fin de evitar su sufrimiento, son varias las dudas que se formulan. Algunas de las preguntas más habituales que se hacen los dueños en esta crítica situación son las siguientes:
1. ¿Haré lo correcto si decido practicar a mi perro la eutanasia?
Tenga en cuenta que cuando su veterinario plantea la posibilidad de practicar la eutanasia a su animal es porque está seguro de que el perro padece dolor y el desenlace es inevitable y cercano. La calidad de vida de un animal enfermo o que sufre graves problemas físicos asociados a la edad avanzada disminuye de manera drástica.
Algunos canes dejan de andar, se hacen sus necesidades en casa, padecen fuertes dolores, pierden la vista y el oído. En esta situación, lo correcto es evitar al can el padecimiento. Por ello, aunque sea una decisión dura y muy dolorosa, no debemos sentirnos culpables por buscar el bienestar del perro.
2. ¿Sufrirá mi perro con la eutanasia?
La eutanasia terapéutica se denomina así porque su principal finalidad es evitar dolor y sufrimiento al perro. La palabra eutanasia procede del griego y significa "buena muerte".
"Un animal al que se le practica la eutanasia no debe sufrir nada en absoluto. Debe quedarse dormido de manera serena", explica Manuel Lázaro, veterinario de la clínica Mirasierra de Madrid. "Hoy en día, hay técnicas que permiten que el perro no sienta ni siquiera el pinchazo necesario para inocular la sustancia que sirve para practicar la eutanasia", añade el veterinario.
3. ¿Acompaño a mi perro en el momento de practicarle la eutanasia?
El hecho de que el perro se sienta acompañado en sus últimos momentos es importante. Aunque no sienta dolor ni sufrimiento cuando se le pone la inyección, hay que tener en cuenta que se encuentra en un lugar extraño, la clínica veterinaria, donde muchos perros se sienten nerviosos.
La compañía de su dueño le tranquiliza y aplaca sus temores. El perro no es consciente de que se le practicará una eutanasia, pero puede tener miedo a que le hagan daño. Es recomendable acompañar al perro en sus últimos momentos para que no se sienta solo.
Los dueños sí saben que es el momento del adiós y que pasarán una situación dura y difícil, pero aunque resulte complicado, conviene que estén con el can. Para los dueños es importante decir adiós a su perro y tener la sensación de acompañarle en el momento de morir. De esta forma, el duelo es más fácil de superar. Será muy reconfortante que los dueños sepan de primera mano que su amigo no sufrió al morir, sino que se durmió con tranquilidad. Así podemos ser conscientes de que hemos contribuido con nuestra decisión a que el perro deje de sufrir y se vaya con dignidad y paz.
4. ¿Puedo llevarme los restos de mi perro tras la eutanasia?
Los dueños del perro se pueden llevar el cuerpo para enterrarlo y rendirle un homenaje. El hecho de poder hacer este último, por sencillo que sea, ayuda a superar el duelo por la pérdida del perro.
Otra opción es que el ayuntamiento de la localidad donde se practica la eutanasia se haga cargo del cuerpo, que se incinerará.

5. ¿Cómo conseguiré superar la muerte de mi perro?
La muerte de un fiel amigo, como es el perro, marca a las personas que la viven. En ocasiones, hay quienes comparten hasta 16 años de su vida con el animal, todo un recorrido lleno de experiencias en las que se estrechan fuertes lazos de amistad.
Es lógico que una persona que ha perdido a su perro se sienta triste, deprimida e inapetente. Estas sensaciones forman parte del duelo por la muerte de un ser querido. Cada persona asume la muerte de sus seres queridos a un ritmo diferente. Quienes pasan por esta experiencia pueden necesitar más o menos tiempo para normalizar de nuevo su vida y sentirse menos tristes.
Tomar la decisión de practicar la eutanasia

El momento de despedirse de un amigo que ha compartido muchos años de nuestra vida es muy duro y frustrante, pero aún más si su muerte depende de una decisión nuestra porque hay que practicarle la eutanasia. Las dudas y el remordimiento surgen de manera inevitable en estas situaciones.

Es el caso de Mercedes del Olmo, que ha tenido que pasar en varias ocasiones por esta situación con sus perros. Uno de ellos, Chispi, padecía cáncer y en el caso de los otros dos, Tula y Gigi, problemas de salud asociados a su avanzada edad.
Mercedes del Olmo recuerda que "los tres padecían problemas de movilidad y respiratorios, así como dolores por todo el cuerpo. En el caso de Chispi, el perro sufría hemorragias continuamente y se quedaba como muerto". Añade que cuando el veterinario le habló de la posibilidad de practicarles la eutanasia fue un momento muy duro, en el que le asaltaron muchas dudas y una gran tristeza.

En cuanto a la fase de duelo, se supera, pero hay que darse tiempo para lograrlo. A Mercedes le ayudó "dejar de lado el sentido de culpabilidad". "Si el perro pudiera expresarse con palabras, seguro que agradecería tantos años de cariño y atenciones, así como el haberle ofrecido un descanso digno y sin sufrimiento", asegura.
---
**Visita: http://bohemiaylibre.blogspot.com

Pioderma canino


Pioderma canino. Características clinicas y etiológicas.
por Jorge Duvergel Rousseaux

El perro, mamífero carnívoro considerado como el primer animal domesticado. El perro (Canis familiaris) ha convivido con el ser humano como compañero de trabajo o animal de compañía en todas las áreas y culturas desde hace más de 14.000 años (Mason 1996).
Ellos están expuestos a infecciones de la piel y como la pioderma que es una de las enfermedades más frecuentes, considerada complicación secundaria en la mayoría de las enfermedades cutáneas o sistémicas como las alergias, las ectoparásitosis (especialmente la demodicosis y sarcoptes) o los trastornos endocrinos (hipotiroidismo o hiperadrenocorticismo). Clínicamente se manifiestan en forma de pápulas, pústulas y alopecia focal superficial así como con forunculosis, úlceras y fístulas (Zaole 1991).
Normalmente la mayoría de las piodermas se producen por staphylococcus intermedius y por otros staphylococcus (Noxon, 1987). Estos gérmenes producen lactamasas que son las responsables de anular la eficacia de muchos antibióticos beta-lactámicos. Para la aplicación del tratamiento se procedió a utilizar antibióticos de amplio espectro como la Gentamicina y un producto herbal, el Aloe Vera en forma de crema, esta última juega un gran papel como antibacteriana y cicatrizante. Esta planta posee muchas aplicaciones en la medicina tanto humana como animal. Su forma de administración puede ser vía oral o tópica en dependencia de la situación (Lachica y col, 1997).

Ver trabajo completo en:
Pioderma canino. Características clinicas y etiológicas
http://www.monografias.com/cgi-bin/jump.cgi?ID=175410
---
**Visita: http://bohemiaylibre.blogspot.com

DIALOGANDO CON LAS BESTIAS

Irrespetuosos
DIALOGANDO CON LAS BESTIAS
Por Eduardo Juan Salleras
14 de marzo de 21012.-
---
Se autoriza su publicación solamente en forma completa y nombrando la fuente
---
Es increíble la relación que tengo con los animales, mi familia también.
Nos han pasado cosas curiosas dignas de “Animal Channel” o más llamativas aún.
 Jacinto y Jerónimo son dos personajes de mi vida en el campo.
 Hace un tiempo, salgo con cortezas de queso para tirársela a los perros. Al no haber ninguno, miro hacia arriba y en el techo estaba uno de esos chimangos que se aquerenciaron alrededor de la casa, vaya a saber por qué. Erecto, serio, mirándome de reojo seguía mis movimientos.
Entonces, revoleé las cáscaras hacia él. Cayeron a un metro suyo. De a poco, desconfiando, se arrimó, bajó el pico y comenzó a comer. Aún incómodo tomó otra entre sus garras y voló. De allí, comencé a colocar queso en la ventana de mi escritorio, y cuando menos lo espero, vienen y se llevan la limosna.
Eso no es mucho. Un domingo, mientras almorzaba solo en la cocina, sentí un golpe en aquel cristal. ¿Qué podía ser si estaba en absoluta soledad en todo el campo? Corrí y nada. Al rato otra vez, así fue que me quedé escondido esperando. Entonces vi a uno de los chimangos, sostenerse con sus alas en el aire, echado para atrás y con sus patas golpear el vidrio, en reclamo por queso. Al contarlo, nadie me creía, hasta verlo con sus propios ojos. A veces, se paraban en el antepecho y picoteaban la ventana. Si estaba abierta, se asomaban y gritaban mirándome, yo frente a la computadora.
Existe entonces un idioma entre el hombre y el animal, corto pero lenguaje al fin, con el que nos podemos hacer entender, ellos y nosotros.
Ni hablar de gatos, perros, caballos, vacas, terneros, etc.
Tal es así que, hace unos cuantos años, publiqué en el diario “El Informe”, un artículo que se llamaba: DICCIONARIO GATO-ESPAÑOL, en relación a mis charlas de madrugada con “Mikef”.
Hoy es todavía más impresionante la conexión que guardo - y guardamos: mi familia - con los animales. Seguramente las anécdotas darán para otras notas.
Y todo está bien… El inconveniente se produce entre los seres humanos. ¡Qué cosa no!
Somos propensos a no escucharnos, porque en el fondo no nos interesa lo del otro. O es tan frágil nuestra postura que no le cabe confrontación o comentario.
El modelo de ésta conducta de negarse a hablar, es lo propuesto por el poder político: no dialogan, esconden en la clandestinidad su argumento; sólo existe para ellos una verdad, y dicen que es la realidad, pero claro, ella es manipulable, en cambio la verdad no.
Sí podemos decir que: la única verdad es la razón.
Cuando alguien no tiene razón, y calla su voz, incluso la niega o la menosprecia; se mofa de sus evidencias, desviando la discusión hacia la agresión; estamos ante el necio, el soberbio o el subversivo.
Ni Jacinto, ni Jerónimo, me picaron los ojos reclamando las cáscaras; ni a mí se me ocurrió espantarlos a los tiros. Ellos saben que yo tengo queso, y yo sé que ellos quieren mis sobras. ¿Por qué no verlos contentos?
Días pasados, los docentes reclamaban un aumento de sueldo, debido a ello fueron muy mal tratados por el gobierno. En el fondo cobran, más o menos como un peón rural. En mis tiempos de ignorancia, pensé que ganaban mucho por el tiempo que estaban dentro del aula - sepan disculparme - hasta que un día fui maestro, otra vez profesor y también director, en distintas escuelas. Ahí me di cuenta de mi burrada y si lo hubiera dicho públicamente, tendría que haber pedido disculpas, porque así se hace.
El docente no está cuatro horas en el colegio, está más. Pero también hay que preparar las clases en su hogar y eso lleva mucho tiempo y responsabilidad, porque incluso, frecuentemente deben buscar o crear material enseñanza ya que, casualmente, el sistema carece en general, de presupuesto para tal fin.
Ni hablar de las escuelas rurales o aquellas que reciben a maestros de otro pueblo o ciudad, viajando algunos a dedo. El docente debe seguir estudiando dedicando también horas al perfeccionamiento.
Pero más allá de todo esto, estamos hablando de EDUCACIÓN, es el futuro del país; es la base para el desarrollo; es la garantía del sistema republicano… es la libertad del ciudadano y la independencia del pensamiento. Claro, ahora entiendo: ¿a quién le interesa la educación? Es muy triste la respuesta… A nadie.
“Bienaventurados los que creen sin ver”, porque la educación no se palpa, no pertenece al “ya”, no necesariamente genera dinero, pero sí riqueza; la educación nos hace honorables, no forzosamente exitosos. La educación nos enseña a escuchar, a dialogar, a comprender, a tolerar… nos acerca a la verdad. Cuando alguien no tiene razón e intenta por ello desacreditar al otro, difamándolo, deshonrándolo, mintiendo, evidentemente tiene resabios de autoritario; es un ignorante o un mal educado.
Urgentemente pido disculpas por haber pensado alguna vez que el docente trabaja poco, porque no es así, ni tan importante es la cantidad sino la trascendencia institucional de lo que produce.
Mis animales - conclusión y moraleja -son más cultos que muchos humanos, por lo menos, más correctos y educados.
EJS